RSS

Confesión.


Flotaban solitarios en el mar abierto, muy lejos de la tierra firme, cuando ella moduló el silencio con voz tenue.

- Tengo que decirte algo.

- ¿De qué se trata?

- Soy un hada.

Fué en ese momento cuando él, sin apartar la mirada, ubicó la constelación de Casiopea. Y su boca curvó una leve sonrisa.

-Ya lo sabía, ten en cuenta que soy un brujo.

1 comentarios:

Patrón Nodular dijo...

"Con Pegasus podemos identificar sin problemas a Cassiopea, alargando tres veces la distancia entre las dos estrellas del cuadrilátero de Pegasus, llegaremos por tanto, a la estrella Caph o b, de magnitud 2.4 y color amarillo claro. La observamos, por tanto, en forma de W."

¿Conseguirá el brujo ubicar algún día el gran cubo de Pegaso?